Genealogía y cultura funeraria

El tema de la genealogía es apasionante. Con todo lo tedioso que puede parecer realizar una investigación tan ardua, en documentos en ocasiones de difícil legibilidad, si se sigue un procedimiento estructurado y sistematizado se puede lograr tener una cantidad ingente de información socio-económica sobre la vida de nuestros antepasados.

Especialmente interesantes al efecto son las partidas de defunción, que hacen referencia a los testamentos, donde se desvelan cosas como la abundancia, la miseria, la fuerte o débil religiosidad de cada uno de nuestros ancestros.

Actualmente y desde hace algunos meses, cuando las obligaciones lo permiten, me dedico a estudiar la rama de los ancestros de una tatarabuela mía en Meco (Madrid). En estos días estoy ya franqueando la barrera del 1700 y llegando al siglo XVII, aunque las cosas más curiosas y precisas que he encontrado son del primer tercio del siglo XVIII, donde las partidas son mucho más extensas y detalladas que en la centuria anterior.

Una asignatura pendiente va a ser visitar la iglesia de Meco, ya que he hallado bastantes referencias de la sepultura física de algunos de mis ancestros. En España se enterraba a los difuntos en las iglesias, y siguió siendo así hasta la Real Cédula de Carlos III en 1787, que dio inicio a la construcción de cementerios.

En las épocas anteriores, la posición de las sepulturas dentro de la iglesia correspondía al grado del difunto, representado en una manda pagada a la Iglesia. En muchos pueblos las familias se enterraban juntas, por lo que destinaban la misma manda para todos sus miembros, que eran habitualmente enterrados en la misma zona del templo. En ocasiones, sin embargo, cuando las personas eran especialmente pudientes, hacían una manda importante y se enterraban en otro grado (posición), cerca de algún altar o capilla especial.

Plano de sepulturas en una iglesia. Fuente: Jesús Sánchez de Haro

Dejo aquí unos breves y curiosos extractos de las últimas voluntades de algunos de mis ancestros en Meco.

El caso de mayor opulencia es el de mi antepasado Justo Martínez García (+ 1719), que donó nada menos que 6.000 maravedíes a la iglesia (una fortuna en la época), y encargó 340 misas por su alma.

 “…se enterró en grado primero de la Capilla Mayor, por bajo de los diez pies señalados por el Sr. Visitador en la nave de en medio, al lado de la epístola, a distancia de dos pies donde se sentía el Sr. Alcalde menos antiguo. Hizo testamento ante José Alonso Merino, escribano de esta villa, en seis del mes de febrero de este presente año, y dejó se le dijesen trescientas y cuarenta misas…

Conviene participar al lector que la expresión “donde se sentía el Sr. Alcalde menos antiguo” debe ser interpretada por “donde se identificó el cuerpo del último Alcalde”.

Teniendo en cuenta que hacia 1727 una fanega de trigo se vendía por 17 maravedíes (Salazar, 2005), he realizado una estimación de lo que podría suponer dicha donación en € actuales:

  • Precio referencia actual: 0,17 €/kg
  • Producción cosechas siglo XVIII: 400 kg/fanega
  • Precio siglo XVIII: 17 mrs/fanega
  • Precio actual para esa dotación: 68 €/fanega
  • Equivalencia: 4,00 €/mrs
  • 6.000 Mrs ≈ 24.000 €
Fragmento de partida de defunción de Justo Martínez García (1719)

Otro caso de una suculenta donación es el de Ana Díaz Salcedo (+ 1721), que dispuso en su testamento:

“…manda se digan cien misas rezadas, limosna de a dos maravedíes, mas mandó que se le diesen de su hacienda quinientos reales de vellón a la parroquial de esta villa para hacer un dosel, y haya de ser la tela a la voluntad de dicho su marido, y que no se le pidan dichos quinientos reales de vellón hasta pasados dos años de su fallecimiento.”

En la partida figura la siguiente nota al margen:

“En 17 de mayo de 1724 entregaron los herederos de Ana Díaz Salcedo los quinientos reales del legado que dejó a la iglesia de esta villa, los que quedan en poder del administrador de los bienes de dicha iglesia, que es al presente el licenciado Muñoz. Son 500 reales de vellón.”

Teniendo en cuenta que 17 maravedíes eran al cambio 13 reales de vellón en 1727 (Salazar, 2005), 500 reales de vellón serían 653,84 maravedíes, que con el cambio arriba estimado ascenderían actualmente a 2.615,38 €. No está nada mal para hacer un buen dosel.

Otro caso de opulencia es el de Diego Bayo (+ 1727), donde la partida, en la referencia a su testamento reza:

“…por el cual dispuso entierro según costumbre en esta villa, se dijesen por su alma ciento y cincuenta misas rezadas, y por el ánima de su primer mujer, María Martínez, y demás cargos y obligaciones, ciento y veinte, y más cuarenta y ocho de las que llama de San Gregorio, con su responso rezado y limosna de tres maravedíes, que todas suponen trescientas y diez y ocho misas rezadas, se le dijo misa de cuerpo presente, y determinaron sus albaceas enterrarle en la Capilla Mayor en frente del púlpito, en grado de cuatro mil maravedíes.”

Otras partidas, en cambio, hacen referencia no a la opulencia sino a la miseria. En algunas de ellas, bajo el título se indica en letras grandes “Pobre”, y son comunes las frases: “no hizo testamento por no tener de qué”, “no hizo testamento por no dar lugar”, o “no hizo testamento por ser pobre de solemnidad”. Lo triste es no disponer de mayor información sobre estas personas, ya que las partidas suelen ser escuetas y breves en estos casos. La mayoría de ellos se enterraban en grado 17 mrs, esto es, habiendo pagado 17 maravedíes (68 €).

La investigación genealógica es desde luego apasionante, habrá que realizar una visita a la iglesia de Meco para, al menos, poner los pies sobre aquellos que allí yacen y son algunos de mis ancestros directos. Todo ello sin descuidar la investigación: el siglo XVII nos espera.


Referencias

Salazar, C.J. (2005) El precio histórico de la vida. Revista de cultura e investigación Sancho el Sabio, ISSN 1131-5350, Nº 22, 2005, págs. 213-228.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s